La concentración

Foto: Amaya Díaz-Emparanza

Foto: Amaya Díaz-Emparanza

Como en todo, el ánimo no es siempre el mismo. Unas veces viajamos por un cielo imaginado y creemos que hemos acertado y otras, nos venimos abajo y nos cuesta movernos como si calzásemos plomo. Mantener la concentración resulta más difícil cuando, como hoy, en Zaramaga, son tantos los estímulos. Sin embargo, yo veo que seguimos empeñados. Y, por la tarde, nos queda el regusto un poco agrio de una disputa, la impresión de que tenemos músculo cuando movemos a los nuestros y la certeza de que podríamos ser más grandes si dejáramos a un lado lo que nos mata.

Foto: Amaya D-E.

Foto: Amaya D-E.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s