¡Esos ojitos!

Bailando deprisa , es verdad que la grúa parece un avión (Twitter).

Bailando deprisa , es verdad que la grúa parece un avión (Twitter).

Si raro es que te desaparezca un avión, más lo es que te aparezca de repente en medio del mar, pero estuvo a punto de suceder ayer en Canarias. Cuentan que la ministra de Fomento estaba en un cóctel por las islas cuando recibió la noticia de un amerizaje, un accidente, una catástrofe y me la imagino atragantada con un canapé de mantequilla, salmón ahumado y sucedáneo de caviar. “Control Canarias confirma caída al mar de avión a dos millas costa #GRAN CANARIA a la altura de Jinámar. Se desocnoce (sic) número de pasajeros”, decía uno de los tuits paridos por el 112 en esos minutos de incertidumbre. Luego, resultó que a los controladores citados les ha sentado la broma bastante mal porque ellos dicen que no confirmaron ninguna desaparición, que de hecho no les faltaba ningún avión (menos mal) y que en el Centro de Control de Tránsito Aéreo, que es su casa, son gente seria.

La psicosis está en el aire. El planeta tiene en el subconsciente el asunto del avión malasio, desaparición resuelta provisionalmente con una suposición, un accidente en toda regla en no se sabe dónde, y cualquiera cree ver un avión allí donde sólo había una grúa, aunque lo cierto es que de lejos daba el pego y podía engañar a un observador imparcial con un par de dioptrías. ¡Esos ojitos! Yo, con mi graduación, podría haber visto un aeroplano, varios submarinos nucleares y la mismísima Atlántida emergiendo como si tal cosa, pero yo no me dedico a otear el horizonte. Sobre la Atlántida, que yo pensaba que era un mito, lo último que me suena es que la National Geographic decía que caía por Cádiz, bajo las marismas de Doñana. De esto hace un tiempo. Quizás hayan avanzado algo porque por entonces geólogos y arqueólogos llevaban dos años mirando mapas y fotografías de satélite para llegar a esta fascinante conclusión que obligará a revisar los GPS.

Agustín Azkarate, que es un tipo muy serio en todas sus acepciones, también es arqueólogo, de los buenos, y ha escrito un libro en el que destaca que la ciudad que me acoge, Vitoria-Gasteiz, era muy importante antaño. Gracias a la labor de Azkarate y un compañero suyo que se llama José Luis Solaun vamos a conocer todo sobre los orígenes de la ciudad. Van a escribir casi una enciclopedia, porque son seis tomos, una obra que acabarán en 2017. De momento, tienen dos. Con el tamaño del trabajo, se podrá escribir luego un resumen, rodar un making-of, una precuela, dos secuelas y un biopic de cada estudioso. La causa bien lo merece.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s