Volar sin rumbo

Todavía hay alguno que está sorprendido por la pérdida del avión malayo que supuestamente viajaba a Pekín y se perdió por el camino. Antes que nada, hay que ponerse en la piel de los familiares de los 239 desaparecidos con la aeronave, que deben soportar cada día el torrente de especulaciones que ha provocado el suceso. Sólo cabe mostrarse solidario en una situación tan dramática. El tráfico aéreo es un misterio que está allá arriba. Si viajas en un avión, la imagen que ves por la ventanilla te aleja de la realidad. Tienes la impresión de andar sin compañía, entre las nubes, como si estuvieras embarcado con un puñado de expedicionarios a una montaña lejana. La verdad es otra. Nats Holding, que es una empresa dedicada a controlar el tráfico aéreo en Inglaterra, ha trasladado todo este ir y venir a una simulación que ha colgado en Internet. El video tiene un efecto hipnótico y te ofrece una idea más cercana a la realidad. El tráfico en el cielo, un día de verano, con 30.000 aviones de aquí para allá, se parece al del centro de París cuando no hay restricciones por la contaminación.

Y nos parece raro que se pierda un avión, una de esas estrellas fugaces que recorren en planeta. Resulta escalofriante la ignorancia de las autoridades de varios países sobre el MH370 de Malasya Airlines. Primero, el avión estaba pagado de terroristas con pasaportes falsos. Más tarde se desestimó esta tesis porque con pasaporte falso viaja mucha gente, al perecer, y esta todo aquello lleno de mafias de compra y venta de papeles. Luego, vimos en simulaciones más o menos afortunadas la trayectoria errática del avión, al noreste, media vuelta y al suroeste, para desaparecer de las pantallas. Investigan ahora a los pilotos, sospechosos de llevarse la nave como si fueran el Vaquilla o el Torete y el avión un Seat 1430 con un par de fotos en el salpicadero: “No corras papá”. Y en una televisión, veo que el avión, lejos de volar sin rumbo, llegan a Kazajstan y Turkmenistan. ¿Esto es científico? Lo será, pero quién se va a fugar a semejantes… lo que sean. También hay una teoría sobre un vuelo a Barcelona, a la sombra de un avión de Singapore Airline para eludir los radares. Hombre, esto es más lógico: el parque Güel, la Sagrada Familia, Montjuic, el Monasterio de Pedralbes, el Museo Picasso…

Cuidado. Esto no puede quedar así. Las familias de las supuestas víctimas tienen derecho a conocer la verdad, pero además es que si no hay explicaciones razonables va a comenzar a construirse un mito que ríete del Triángulo de las Bermúdas. Por cierto, en la tertulia del domingo nos preguntábamos si realmente desaparecían aviones en el famoso triángulo o todo formaba parte de un mito cinematográfico. Leo en la Wikipedia que la Guardia Costera de Estados Unidos mantiene que allí se pierde tanto de todo como en cualquier otra parte del mundo. Como ya no está de moda, se nos ha olvidado. Según mi amigo el Sesmero, no hay duda, el avión está escondido en una base americana, pero no puede darme más datos. Desconozco la razón, son sus misterios. Su boca esta sellada.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s