La fiesta del motor

Ford Fiesta blanco.

El Ford Fiesta 1.1. que nos vendió Samuel era como éste, pero sin baca.

Hace algunos años, cuando estaba en cuestión la fabricación en Vitoria del nuevo modelo de furgoneta de Mercedes Benz, me acerque a las puertas de la factoría para preguntar a los trabajadores si habían contemplado en algún momento la posibilidad de que acabaran todos en la calle. Si quieres entablar una conversación basada en el respeto, que no tienda a un final rematado con dos guantazos, en la entrada de las fábricas conviene moderar el ímpetu del redactor jefe cuando pergeña un tema a publicar en el periódico y plantear estos interrogantes con más diplomacia.  Llegamos, pese a todo, al meollo de la cuestión y un empleado autóctono del gigante alemán lo resumió con una frase: “Si Mercedes cierra, Vitoria como Soria”, frase que encierra todo un tratado de sociología y que dejaba a las claras la opinión del currela sobre la otrora pujante economía (de cuando los suevos y los dorios) de la no tan lejana provincia. No quisiera que la reflexión del contratado acabara en disputa con soriano alguno, por lo que regreso al hilo del escrito.

Leo que los jóvenes ya no quieren coches, que prefieren tabletas electrónicas y ropa. Tal afirmación me produce una profunda desazón porque tenía entendido que la industria del automóvil sostiene en buena parte a este país. Representa ésta un 10% del PIB y un 17,7% de las exportaciones, según datos del pasado verano. Son 300.000 empleos directos y un buen número de ciudades auto-dependientes (Vitoria, Pamplona, Valladolid, Palencia, Vigo…) y otras tantas con destacada contribución del motor a la economía local (Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla…).

Hasta que llegó la crisis, el miedo residía en una deslocalización motivada por un regreso a los orígenes (la vuelta a Alemania de Mercedes, por ejemplo) o una deslocalización más bestia (la marcha a Marruecos, a Argentina o a China). Ahora resulta que los jóvenes no quieren coches, que no hay PIVE ­­-ya vamos por el quinto­‑ que les cambie la cara, ni gobierno que les venda la moto (valga el símil) de que necesitan un carro cuando pueden ir en bici y elegantemente conectados y vestidos.

Lo que me preocupa es si alguien va a tener esto en cuenta o bastará con echar la culpa a la crisis. Y cuando todo vuelva a parecer normal, todos a gastar, a comprar pisos y coches, como aquel Ford Fiesta blanco que nos vendió Samuel, a trabajar en la construcción y a vivir por encima de nuestras posibilidades.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La fiesta del motor

  1. Johnd742 dijo:

    There are some attentiongrabbing points in time in this article but I dont know if I see all of them heart to heart. There may be some validity however I will take maintain opinion until I look into it further. Good article , thanks and we would like extra! Added to FeedBurner as properly debfeffeaead

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s