Bryce Bites, publicidad de futbolín

La joven promesa del club belga Racing Boxberg.

La joven promesa del club belga Racing Boxberg.

Ya veo cómo quiere luchar la Unión Europea contra el paro juvenil. Éste es un problema que debe atajarse en su origen, así que vamos a seguir el ejemplo de Bryce Bites, que ha fichado por el club belga Racing Boxberg. El nuevo jugador tiene 20 meses y está más para jugar en un futbolín. Del secretario técnico del equipo, que es el encargado de los fichajes, no se podrá decir que ha pecado de falta de previsión. Ignoro hasta dónde llegan las leyes contra el trabajo infantil en Bélgica, pero seguro que son severas y se podrán flexibilizar para que cunda el ejemplo. “Que dice el director general que dónde están sus potitos”. “El consejero delegado tomará su papilla antes de volar a Frankfurt”. “La Junta no comenzará hasta que no aparezca el gusiluz del vicepresidente”. Los mundos del fútbol y de la empresa van a cambiar con estos jóvenes valores.

Como campaña de promoción, el gesto del Racing Boxberg resulta impecable. Nadie en su sano juicio (salvo sus seguidores, claro) accedería a su página web si no llega a trascender esta noticia del fichaje-bebé. Si entras, es difícil enterarte porque los textos están en flamenco, pero ves a Bites todo chulo con un balón en los pies como diciendo, por fin ha llegado mi oportunidad, llevo mucho tiempo preparándome para este momento, agradezco la confianza que el equipo ha depositado en mí y que espero no defraudar hasta la finalización de mi contrato. Los siete sponsor del equipo (una brasería, una taberna y una freiduría, entre ellos) estarán encantados con la repercusión mediática. Al jefe de prensa del Boxberg hay que hacerle un monumento, un busto como el de Pichichi en San Mamés, para que todo el mundo de la publicidad mundial acuda con un ramo de flores en sus visitas a Genk, en el norte de Bélgica.

El Tata Martino seguro que se ha quedado con la copla y envía un espía a los partidos. Lo cierto es que el jugador encajaría en el perfil del Barcelona. Es pequeño, dicen que toca muy bien la pelota y tiene ambición y modestia. Es como Iniesta, al que sólo silban en Bilbao por antiguas rencillas. Bites jugará en la categoría sub-5 y tiene un contrato largo, de diez años. Se ve que es una apuesta de futuro. Podrían aprender algo de este joven y su club en el Ministerio de Educación y en varias comunidades autónomas, competentes en esto de enseñar, aprender y formarse.

El informe PISA, que siempre da para dos días de reflexiones en la prensa nacional y periférica, ha vuelto a suspender a los jóvenes españoles, que parecen ser unos zoquetes, especialmente en matemáticas pero también en otras materias. Además, estas pruebas sobre la eficacia del sistema educativo han dejado al descubierto que las desigualdades económicas también tienen sus consecuencias y que los ricos lo tienen más fácil para estudiar. Si hay buenos ejemplos de educación por Europa, yo me pregunto por qué no les copiamos, aunque quede un poco feo al principio.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s