Perder la memoria

Mecanismos que se acuerdan.

Mecanismos que se acuerdan.

La pérdida de memoria entre los humanos se relaciona habitualmente con los procesos de envejecimiento. Me jugaría algo a que cientos de estudios han abordado esta cuestión que el común de los mortales resuelve con un “Me estoy haciendo viejo”, que en realidad quiere decir “¿Cómo me puede pasar esto con lo joven que soy?”. Ahora leo que el estrés tiene mucho que ver con la capacidad de recordar y que si te tienen de los nervios todo el día es más difícil que te venga a la cabeza lo aprendido. Bien, parece una salida honrosa. Me convence menos que el estudio esté basado en las reacciones de caracoles. Yo creía que los caracoles tenían la cabeza sólo para llevar esos cuernos que acaban en dos puntitos. “Caracol, col, col, saca los cuernos al sol”. Aunque hay enfermedades como el Alzheimer que también la provocan, la pérdida de memoria, me cuentan, es un proceso en sí mismo, y tiene que ver con la disminución de una proteína que los científicos llaman RbAp48 para hacerse los interesantes.

¿A qué venía todo esto? Ah, sí. Me preguntaba qué proteína pierde una sociedad para olvidar de manera tan rápida los problemas que aparentemente la vuelven loca durante unos días. Invito a un ejercicio práctico que hoy resulta más fácil con la digitalización de los periódicos. Consiste en abrir un diario de hace un año. Comprobaremos dos fenómenos contradictorios. Por un lado, veremos las mismas noticias de siempre y, por otro, descubriremos cómo hemos olvidado, cómo hemos pasado página (nunca mejor dicho) con asuntos que entonces parecían de interés.

Hace un año, saltaba la noticia de la paternidad de Kiko Rivera, el ministro de Interior aseguraba seguir creyendo en que el matrimonio sólo podía tener lugar entre un hombre y una mujer y, cuidado, Bruselas empeoraba las previsiones económicas para España. ¡Qué tiempos! Kiko y Jessica tienen ahora la custodia compartida, Fernández Díaz no ha cambiado de idea pero ya no habla del tema y la economía española va como un tiro, aunque sobre esto último hay menos consenso. Estamos de acuerdo, eso sí, en que a nadie le interesan las noticias sobre ETA y que, puestos a olvidar, no sabemos ni qué era esto del Día de la Memoria. Algo para recordar a las víctimas. ¡Qué fragilidad!

Hace 365 días era noticia la reelección de Barack Obama, el “nuestro”, según explicó otro ministro español, el de Exteriores. A propósito, ¿qué ha sido de la amenaza de la suspensión de pagos de Estados Unidos? Que el 15 de enero está a la vuelta de la esquina. “No guardes nunca en la cabeza lo que te cabe en un bolsillo”, dijo una vez Albert Einstein, pero, de verdad, no me acuerdo a qué se refería.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s