‘IBAN’, el Terrible

Kolómenskoye, localidad natal de Iván.

Kolómenskoye, localidad natal de Iván.

Hace más de 20 años, el editor del periódico en el que trabajaba me recomendó que no abusara de los títulos de novelas o películas para llamar la atención en mis escritos porque el lector tiene el derecho a una idea nueva en cada cosa que hacemos. Ya estará casi jubilado, retirado se decía antes, y de mal humor si lee con frecuencia los titulares de los medios. Vaya por delante que creo que tenía razón y que el consejo vale para cualquier tarea que emprendamos, porque por su naturaleza el ser humano tiende a ser conservador y repetitivo. Me ha venido esto a la cabeza al pensar en esta entrada del blog y me he permitido saltarme el consejo del editor, que dicho sea de paso también era senador, así que podrá jubilarse con la pensión máxima.

La referencia a Iván el Terrible, personaje real que inspiró las dos películas de Eisenstein sobre el asunto, venía que ni pintada, con todo este lío surgido de la nada, pero que amenaza con poner patas arriba la economía patria (de España, digo). El problema es serio. Usted tenía un número de cuenta corriente y ahora cambia y tiene otro más largo que se llama IBAN. Usted no lo sabía, pero ya lo tenía y no lo usaba. Bueno, lo usaba si un francés le mandaba una transferencia desde Lyon o a la inversa.

Hay miedo, dicen. Si el IBAN no está claro, los trabajadores no podrán cobrar la nómina en febrero, las empresas eléctricas no podrán girar los recibos, los ayuntamientos no recaudarán los impuestos… El caos. Salvo que apliques un algoritmo, una fórmula matemática que te da el IBAN a partir del número de cuenta. ¡Ah, bueno!

Los números nos aterrorizan porque no los entendemos. Pasa con la base imponible de la Renta una vez al año, pero hay ejemplos todos los días. Hoy, sin ir más lejos: La BBK salva la Obra Social si vende un 7% de sus acciones; la tensión no puede medirse en la muñeca porque no es fiable (tengo baja la alta y alta la baja); el PIB crece pero nosotros no; la Ertzaintza destina más agentes a todo con una plantilla más corta. No hay control.

Dicen que los orígenes de la estructura política rusa se remontan a Iván el Terrible, que es considerado el primer Zar de la historia, y cuentan que la gestión económica durante su reinado fue un desastre. Sin embargo, el apodo le viene por sus perversiones sexuales y el asesinato de miles de niños. Algo más que una cuestión de números.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s