Botín asusta

La libertad guiando al pueblo.

La libertad guiando al pueblo.

No ganamos para sobresaltos. Si nos atenemos a lo dicho por Emilio Botín en Nueva York, lo vamos a pasar mal para administrar todo el dinero que nos va a llegar del extranjero. El presidente del Santander defiende que hay codazos entre la peña que quiere invertir en este país, en Bolsa, en deuda pública, en infraestructuras. Para que luego se critique tanto desde dentro.

Mantener a estas alturas que vivimos un fantástico momento para la economía, como hizo ayer este hombre, suena raro, tanto como lo del hijo secreto de Pimentel y Alicia Sánchez Camacho, aunque habría que explicar que el verdaderamente secreto era el ex ministro. Más que raro, lo que cuenta el banquero de la corbata roja resulta como de otro mundo, aunque Morgan Stanley lleve unos meses dando la murga con su ¡Viva España!  

Botín tendrá sus datos, no lo dudó. Y, a estas alturas, tampoco parece que tenga necesidad de mentir. No es el Gobierno. Soltó el discurso, en español y en inglés, en un acto de presentación de la marca en esta zona de Estados Unidos, donde quiere hacerse con una cuota de mercado del 10%. Cuentan que Robert de Niro será el famoso que ponga la cara en la campaña publicitaria.

De paso, pueden escribir un guión tipo Hollywood con la triste historia de Leonarda Dibrani, una joven que, en aplicación de la caótica política migratoria francesa, fue detenida cuando viajaba en el autobús escolar y expulsada con su familia a Kosovo. Ahora se ha descubierto que sólo el padre de esta familia es kosovar, que tanto la madre de Leonarda como ella misma y sus hermanos, además de gitanos, son italianos. En esto del origen coinciden con los antepasados de Robert de Niro. Su padre era italo-albanés.

Leo que el caso Dibrani avergüenza a Francia, que han salido profesores y alumnos a protestar por las calles. Menos mal. A la hora de resolver el embrollo, será importante que Leonarda pueda demostrar su condición de ciudadana comunitaria, pero es una injusticia que el futuro de una niña, que no puede estudiar en Kosovo por ser romaní, dependa de la lotería de su lugar de nacimiento, como sucede cada año con la vida de cientos de africanos muertos en las aguas del Mediterráneo en las que mojamos nuestros veraniegos pies.

Ojalá nos llegue el dinero que anuncia Botín, pero no sé si servirá para algo

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s