Una foto para Eva

Al diputado de UPN Carlos Salvador el apellido le va al pelo. Es el protagonista de la última ocurrencia sobre la regulación del aborto, el padre de esa idea feliz que quiere obligar a las mujeres a ver una ecografía del feto para ablandar su corazón y evitar así la interrupción del embarazo. El diputado dice que ésta es una medida muy progresista porque proporciona información. También ha admitido que en el fondo de la iniciativa están sus convicciones religiosas. Salvador se quedó en San Agustín (354 d.c.):  “Es Eva, la tentadora, de la que debemos cuidarnos en cada mujer. No alcanzo a ver qué utilidad puede servir la mujer para el hombre, si se excluye la función de concebir hijos”.

Adán y la otra.

Adán y la otra.

Si el diputado cree que hay algo malo y mucha ignorancia en el corazón y en la cabeza de las mujeres, debería decirlo con más claridad. Como sentencia irrefutable ha rematado con la consabida: “Una imagen vale más que mil palabras”. Nadie duda de la fuerza de las imágenes. Por eso sería bueno que en los consejos de administración de los bancos se pasara en cada sesión un power point con las fotografías de los desahuciados, o mejor una película, un corto para ver cómo marchan sus vidas al borde del precipicio. Los ministros podrían ver cada viernes de reunión fotografías tomadas en la cola del paro, primeros planos de las caras de los inscritos, antes de inventarse que uno de cada cinco es un defraudador. No estaría mal, en fin, que los accionistas de las entidades que financian la industria de las armas vieran las consecuencias de un bombardeo en Siria, en directo mejor, en streaming.

Claro que las imágenes tienen fuerza. Si el lector tiene alguna duda, no tiene más que acercarse a la exposición de la Word Press Photo, que se verá en Vitoria un año más, por obra y gracia de Paco Valderrama (Montehermoso, 15 octubre-12 noviembre). Desde el ayuntamiento de la capital catalana, donde también está programada después de pasar por Madrid, han proporcionado una publicidad inesperada a la muestra con la negativa de algún borrico a utilizar como promoción una imagen del torero José Padilla, que es protagonista de una de las fotos. Bueno, lo comido por lo servido. En este caso, una estupidez bien empleada.

Este año, la guerra vuelve a ser protagonista destacada de la exposición aunque toca muchos otros temas. El fotoperiodismo es así, tiene mala leche. Nos enseña las heridas de la brutalidad humana, de la enfermedad, de suicidio, de los desastres naturales, y hasta de nuestro aburrimiento. Claro que una imagen vale más que mil palabras, por eso admiro tanto a mis amigos fotógrafos y dudo tanto de tantos diputados.

Anuncios

Acerca de Óscar Torres

Suceso, casualidad, oportunidad, problema... Son tantas las acepciones de caso, que me vienen todas bien. Éste es 'El caso Torres', al estilo de las mejores novelas negras. Mi caso o ni caso, según convenga al visitante.
Esta entrada fue publicada en Todo lo escrito y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s